República Árabe Saharaui Democrática

000RicardoRamirezArriola

 

 

El Pueblo Saharaui y la fuerza de la razón

 

001RicardoRamirezArriola

002RicardoRamirezArriola

003RicardoRamirezArriola

 

Vientos de guerra soplan con fuerza en un muro olvidado en el desierto del Sahara. Un pueblo heroico, de paciencia legendaria, se prepara a la incertidumbre de nuevas formas de guerra, en una guerra que, aunque ignorada y silenciosa, no ha cesado desde hace cuarenta y un años. Es la lucha por la liberación de los territorios saharauis arrebatados por Marruecos desde 1975.

En los últimos meses de 2016, coincidiendo con el cuarenta aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática, la tensa y compleja “calma” en el Sahara se ha roto: la visita de Ban Ki-moon al pueblo saharaui, la tensión de las relaciones entre Marruecos y la ONU y la Unión Europea, la expulsión por parte de Marruecos de 73 miembros de Naciones Unidas en el Sahara, los llamados a preparase para la guerra en ambos lados del muro que divide los territorios ocupados por Marruecos de los territorios liberados por los saharauis, exige no seguir indiferentes, tomarnos unos minutos para voltear hacia esa zona del mundo más cercana de lo que pensamos, y hacia el heróico pueblo saharaui, el único pueblo árabe, musulmán, islámico e hispanoparlante, de raíces y futuros compartidos.

Desde acá, toda nuestra solidaridad con el heroico pueblo saharaui.

 

004RicardoRamirezArriola

005RicardoRamirezArriola

006RicardoRamirezArriola

007RicardoRamirezArriola

 

Hace diez años, en estas fechas tuvimos el privilegio de conocer, compartir y aprender del pueblo saharaui. Aquí, breves apuntes de esos días.

LA BÙSQUEDA

La meta: Leyuad, en los territorios liberados del Sahara Occidental, no distante de Mauritania. Leyuad, es un lugar deshabitado rodeado de leyendas: tierra de fantasmas, hogar de la Yina o sea la diablesa, paraje donde por las noches aparece el diablo. Es famoso localmente también por ser una zona cargada de magnetismo donde se cree confluyen los ecos de voces distantes en tiempo y distancia. Nuestro guía en los más de mil quinientos kilómetros de arena fue Belga Moh Brahim beduino, filósofo, coleccionista, actor de teatro, padre de siete hijos y abuelo de numerosos nietos. Su presencia inmediatamente impuso respeto, por su serenidad, experiencia y sabiduría. Por sus silencios. Belga es de aquellas personas que sólo expresa lo realmente indispensable.

Nuestro objetivo al emprender el viaje era conocer al pueblo saharaui, en las wilayas de refugiados en Tinduf, Argelia así como en los asentamientos nómadas de los territorios liberados.

 

008RicardoRamirezArriola

009RicardoRamirezArriola

010RicardoRamirezArriola

011RicardoRamirezArriola

 

La República Árabe Saharaui Democrática o Sahara Occidental es un país de cerca de 266 000 kilómetros cuadrados. Por su pasado colonial español es el único país árabe, donde además del hassanía, el idioma oficial, se habla español.

El país está dividido territorialmente en dos por un gran muro de aproximadamente dos mil kilómetros de largo construido por el gobierno marroquí (que a diferencia de otros muros, prácticamente no se menciona) y millones de minas. La parte más extensa del país, asentamiento de importantes yacimientos entre los que se encuentra la mina de fosfato más grande del mundo, está ocupada por Marruecos desde 1975.

El pueblo, las familias saharauis, están divididas en tres realidades geográficas, sociales y humanas: territorio ocupado por Marruecos, territorios liberados por los saharauis y las “wilayas” de refugiados en Argelia. La mayor parte del pueblo saharaui tuvo que refugiarse en Argelia en 1975. Desde aquél entonces miles de familias no se han vuelo a reencontrar.

“Somos un pueblo pequeño con un territorio grande y con muchas riquezas; ese es nuestro problema” nos dijeron en una wilaya en Tinduf, Argelia.

 

012RicardoRamirezArriola

013RicardoRamirezArriola

014RicardoRamirezArriola

015RicardoRamirezArriola

 

Son muchísimas las enseñanzas que obtuvimos del desierto y otras más seguramente aparecerán con el tiempo. Cruzamos dunas y salinas. Un vasto y permanente horizonte de 360 grados salpicado de antiguas tumbas de gigantes, mares de fósiles y zoológicos atrapados en la piedra. También pasamos por los escombros de las casas de arena, paradójicamente derruidas por las últimas lluvias del desierto. En los campamentos de refugiados y en las jaimas perdidas en la inmensidad, bajo un mar de estrellas o de los hirientes rayos de sol, fuimos testigos de la sabiduría, la perseverancia y la tenacidad de este pueblo seguidor de nubes. Hombres y mujeres que en medio de la nada resisten como lo hacen las semillas de las plantas multicolores que brotan en el Sahara cuando finalmente llueve después de años y décadas de sequía.

 

016RicardoRamirezArriola

017RicardoRamirezArriola

018RicardoRamirezArriola

019RicardoRamirezArriola

020RicardoRamirezArriola

021RicardoRamirezArriola

022RicardoRamirezArriola

023RicardoRamirezArriola

024RicardoRamirezArriola

025RicardoRamirezArriola

026RicardoRamirezArriola

027RicardoRamirezArriola

028RicardoRamirezArriola

029RicardoRamirezArriola

030RicardoRamirezArriola

031RicardoRamirezArriola

032RicardoRamirezArriola

033RicardoRamirezArriola

034RicardoRamirezArriola

035RicardoRamirezArriola

036RicardoRamirezArriola

037RicardoRamirezArriola

038RicardoRamirezArriola

040RicardoRamirezArriola

041RicardoRamirezArriola

042RicardoRamirezArriola

043RicardoRamirezArriola

044RicardoRamirezArriola

045RicardoRamirezArriola

046RicardoRamirezArriola

047RicardoRamirezArriola

048RicardoRamirezArriola

049RicardoRamirezArriola

050RicardoRamirezArriola

051RicardoRamirezArriola

052RicardoRamirezArriola

054RicardoRamirezArriola

055RicardoRamirezArriola

056RicardoRamirezArriola

057RicardoRamirezArriola

058RicardoRamirezArriola

059RicardoRamirezArriola

060RicardoRamirezArriola

061RicardoRamirezArriola

062RicardoRamirezArriola

063RicardoRamirezArriola

064RicardoRamirezArriola

065RicardoRamirezArriola

066RicardoRamirezArriola

067RicardoRamirezArriola

068RicardoRamirezArriola

 

Durante nuestro viaje, en el camino, en cualquier jaima, ante el té, la leche de cabra, el perfume, los alimentos y el abrazo fraterno, nos confrontamos una y otra vez con el desprendimiento de quien nada tiene y todo lo está compartiendo. La hospitalidad heredada de antiguas raíces nómadas, forjada en el rigor del desierto y en la lucha por conseguir la libertad.

No fuimos testigos de apariciones sobrenaturales, sin embargo el desierto sí provocó que afloraran nuestros propios demonios, que cuestionáramos nuestra forma de ver al otro y frente al desprendimiento saharaui nos preguntáramos hasta donde somos capaces de dar y compartir.

En medio del arena y el siroco, redescubrimos un gran tesoro: la generosidad, que en hassanía se dice el karam.

 

Ricardo Ramírez Arriola

 

069RicardoRamirezArriola

070RicardoRamirezArriola

071RicardoRamirezArriola

072RicardoRamirezArriola

073RicardoRamirezArriola

074RicardoRamirezArriola

075RicardoRamirezArriola

076RicardoRamirezArriola

 

077RicardoRamirezArriola

 

Fotos: Campamentos saharauis en Argelia y territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática,
marzo y abril de 2006. Ricardo Ramírez Arriola / 360gradosfoto

Más fotos de la República Árabe Saharaui Democrática (Sahara Occidental) en:
http://www.archivo360.com: http://goo.gl/Q88Eoh
Facebook: https://goo.gl/0jniCZ

 

078RicardoRamirezArriola

 

 

Vientos de guerra soplan con fuerza en un muro olvidado en el desierto del Sahara. Un pueblo heroico, de paciencia legendaria, se prepara a la incertidumbre de nuevas formas de guerra, en una guerra que, aunque ignorada y silenciosa, no ha cesado desde hace cuarenta y un años. Es la lucha por la liberación de los territorios saharauis arrebatados por Marruecos desde 1975.

En los últimos meses de 2016, coincidiendo con el cuarenta aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática, la tensa y compleja “calma” en el Sahara se ha roto: la visita de Ban Ki-moon al pueblo saharaui, la tensión de las relaciones entre Marruecos y la ONU y la Unión Europea, la expulsión por parte de Marruecos de 73 miembros de Naciones Unidas en el Sahara, los llamados a preparase para la guerra en ambos lados del muro que divide los territorios ocupados por Marruecos de los territorios liberados por los saharauis, exige no seguir indiferentes, tomarnos unos minutos para voltear hacia esa zona del mundo más cercana de lo que pensamos, y hacia el heróico pueblo saharaui, el único pueblo árabe, musulmán, islámico e hispanoparlante, de raíces y futuros compartidos.

Desde acá, toda nuestra solidaridad con el heróico pueblo saharaui.

Hace diez años, en estas fechas tuvimos el privilegio de conocer, compartir y aprender del pueblo saharaui. Aquí, breves apuntes de esos días.

LA BÙSQUEDA

La meta: Leyuad, en los territorios liberados del Sahara Occidental, no distante de Mauritania. Leyuad, es un lugar deshabitado rodeado de leyendas: tierra de fantasmas, hogar de la Yina o sea la diablesa, paraje donde por las noches aparece el diablo. Es famoso localmente también por ser una zona cargada de magnetismo donde se cree confluyen los ecos de voces distantes en tiempo y distancia. Nuestro guía en los más de mil quinientos kilómetros de arena fue Belga Moh Brahim beduino, filósofo, coleccionista, actor de teatro, padre de siete hijos y abuelo de numerosos nietos. Su presencia inmediatamente impuso respeto, por su serenidad, experiencia y sabiduría. Por sus silencios. Belga es de aquellas personas que sólo expresa lo realmente indispensable.

Nuestro objetivo al emprender el viaje era conocer al pueblo saharaui, en las wilayas de refugiados en Tinduf, Argelia así como en los asentamientos nómadas de los territorios liberados.

La República Árabe Saharaui Democrática o Sahara Occidental es un país de cerca de 266 000 kilómetros cuadrados. Por su pasado colonial español es el único país árabe, donde además del hassanía, el idioma oficial, se habla español.

El país está dividido territorialmente en dos por un gran muro de aproximadamente dos mil kilómetros de largo construido por el gobierno marroquí (que a diferencia de otros muros, prácticamente no se menciona) y millones de minas. La parte más extensa del país, asentamiento de importantes yacimientos entre los que se encuentra la mina de fosfato más grande del mundo, está ocupada por Marruecos desde 1975.

El pueblo, las familias saharauis, están divididas en tres realidades geográficas, sociales y humanas: territorio ocupado por Marruecos, territorios liberados por los saharauis y las “wilayas” de refugiados en Argelia. La mayor parte del pueblo saharaui tuvo que refugiarse en Argelia en 1975. Desde aquél entonces miles de familias no se han vuelo a reencontrar.

“Somos un pueblo pequeño con un territorio grande y con muchas riquezas; ese es nuestro problema” nos dijeron en una wilaya en Tinduf, Argelia.

Son muchísimas las enseñanzas que obtuvimos del desierto y otras más seguramente aparecerán con el tiempo. Cruzamos dunas y salinas. Un vasto y permanente horizonte de 360 grados salpicado de antiguas tumbas de gigantes, mares de fósiles y zoológicos atrapados en la piedra. También pasamos por los escombros de las casas de arena, paradójicamente derruidas por las últimas lluvias del desierto. En los campamentos de refugiados y en las jaimas perdidas en la inmensidad, bajo un mar de estrellas o de los hirientes rayos de sol, fuimos testigos de la sabiduría, la perseverancia y la tenacidad de este pueblo seguidor de nubes. Hombres y mujeres que en medio de la nada resisten como lo hacen las semillas de las plantas multicolores que brotan en el Sahara cuando finalmente llueve después de años y décadas de sequía.

Durante nuestro viaje, en el camino, en cualquier jaima, ante el té, la leche de cabra, el perfume, los alimentos y el abrazo fraterno, nos confrontamos una y otra vez con el desprendimiento de quien nada tiene y todo lo está compartiendo. La hospitalidad heredada de antiguas raíces nómadas, forjada en el rigor del desierto y en la lucha por conseguir la libertad.

No fuimos testigos de apariciones sobrenaturales, sin embargo el desierto sí provocó que afloraran nuestros propios demonios, que cuestionáramos nuestra forma de ver al otro y frente al desprendimiento saharaui nos preguntáramos hasta donde somos capaces de dar y compartir.

En medio del arena y el siroco, redescubrimos un gran tesoro: la generosidad, que en hassanía se dice el karam.

Ricardo Ramírez Arriola

Fotos: Campamentos saharauis en Argelia y territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática, marzo y abril de 2006.
Ricardo Ramírez Arriola / www.archivo360.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s