Siempre aquí

Aura Marina Arriola

“Nací en un fatídico, 1937, en plena Guerra Civil española, lo que ha tenido siempre un eco entrañable en mi vida. Mi papá me contaba, cuando yo era pequeña, que él a escondidas de su suegra -mi abuela materna-, oía por radio de onda corta las luchas que se desarrollaban en la península ibérica. Y esa es la imagen que siempre he tenido de España. No la España de la Conquista, de la Inquisición, de la Colonia, con su fanatismo y su ser opresivamente autoritario; sino la imagen de la otra España, la España roja, la de García Lorca, de Antonio Machado, de Miguel Hernández, la del Guernica de Picasso; la España que peleó hasta la muerte, traicionada por las grandes potencias; la España que es símbolo de resistencia, cuya indómita lucha se reproduce en forma casi desesperada en Guatemala.”

“A pesar de que he sentido en carne propia el torturante significado que se le da a la palabra extranjero, creo también que me siento a la vez una cosmopolita-provinciana de muchas raíces y muchas patrias que se unifican en mi pequeña Guatemala. También me considero una ciudadana del mundo, de un mundo sin fronteras, ni amos, ni ataduras.

No creo haber vivido inútilmente. Ni que hayamos sufrido una derrota definitiva al derrumbarse el bloque del socialismo real. Creo que lo que cayó estrepitosamente fue el estalinismo, el pensamiento esclerotizado, burocrático, sin imaginación y generosidad. Pero el camino está abierto a pesar de las terribles amenazas que se ciernen sobre nuestro mundo. Porque estamos descubriendo que la encarnizada enfermedad de la época plantea problemas y propuestas que nos permitan ir más allá de la apelación nostálgica a la pérdida de unidad, coherencia y sentido unificado de la tradición.

Estamos frente a un panorama compuesto por una subjetividad polifónica, heterogénea, ocupado por historias y lenguajes que se proponen transformar la herencia fragmentada del pasado. Es un camino hacia la conciencia de la multiplicidad, de la diversidad, en uno mismo y en la sociedad. Un combate contra la dialéctica de la negación del otro, que excluye culturalmente a la mujer, al indio, al negro, al pagano, al mestizo, al campesino, al marginal-urbano, etc. y constituye el cimiento de una larga tradición socioeconómica y dominación sociopolítica. Es la búsqueda de una nueva ética y un nuevo internacionalismo, que es a la vez búsqueda de nuevas formas de solidaridad; exigencia de libertad y defensa contra todo lo que transforma al ser humano en instrumento o en objeto.”

“Creo que la historia de esos años tan intensos debe hacerse sobre la base de una reflexión colectiva de la praxis, de las ideas y de la cultura de esa época tan rica y tan dramática. La verdadera historia sólo puede surgir de la reflexión colectiva de ese “siglo corto” que nos tocó vivir.”

“La historia no oficial está aún por hacerse. Es tarea de todo el pueblo elaborarla, esperando que la unidad aliente ese esfuerzo colectivo.”

“Puedo decir con mucha alegría, al final del camino, que he participado no como espectadora, sino como actora, en el quehacer histórico y que he amado con pasión todo lo que me ha rodeado, ¿qué más puedo pedirle a la vida?”

Aurora, Isabel, Beatriz, Maya Campos, Agustín Monteforte, Nora, Marina…
Aura Marina Arriola
Siempre aquí. Siempre ¡Hasta Siempre! Ragazza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s